Inicia sesión ó Regístrate
Descubre cómo ser campeón mundial con menos de 10 peleas como profesional 0
COMENTARIOS

Descubre cómo ser campeón mundial con menos de 10 peleas como profesional

06 abril, 2014 06:30 p.m.

¿Cuántas peleas estamos acostumbrados verle a un boxeador profesional para que consiga la oportunidad de un título mundial? ¿15, 20, 25? Por supuesto, con varias victorias en hilo y de preferencia invictos. Los récords deben incluir rivales de todo calibre: caladores, veteranos, ex campeones, y aquellos que buscan este chance con la misma voluntad.

¡Patrañas, eso era antes! El boxeo ha evolucionado y ya no es necesario que el prospecto pierda su tiempo madurando con batallas innecesarias. Ahora el “Boxeo Moderno” sencillamente requiere confiar en tener o ser un boxeador fuera de serie,  contar con un excelente promotor que consiga pronto estas peleas, y salir inspirados al ring el día programado. De ahora en adelante, ¡olvídense de buscar ser el Clasificado No. 1 en las listas de los Organismos! 

Por supuesto, estoy siendo irónico. Pero esto es lo que se ve cada día más en este deporte. 

El caso más reciente es el del japonés Naoya Inoue, ahora campeón Mundial Minimosca CMB, quien noqueó al mexicano “Confesor” Hernández, ¡apenas a sus 20 años, en su 6ª pelea como profesional, y con 1 año y medio como tal!

Hace pocas semanas intentaron hacer lo mismo con el ucraniano Vasyl Lomachenko, quien fue detenido en su 2ª pelea en el boxeo de paga por alguien a quien le sobraban mañas y experiencia. ¡Pero qué demonios: Lomachenko falló, pero en su 3ª tendrá la misma oportunidad de ser campeón! 

Así es: la moda es intentar romper el Récord Guinness y tener al campeón con menor número de combates (hasta ahora en los puños del tailandés Saensak Muangsurin en su 3ª pelea). Y quizás no muy lejos veamos debutando a un ex olímpico y en esta 1ª pelea nombrado campeón mundial. ¿Por qué? ¡Pues porque sí!

O.K., Inoue ganó categóricamente, pero… ¿y si hubiera ocurrido lo contario? ¿Si él hubiera resultado noqueado tan dramáticamente que le hubiera costado la carrera?  Y no se trata de la edad, sino del fogueo que, literalmente, los golpes pueden dar (golpes muy distintos al amateurismo). 

¿A quién se culparía: al entrenador y al promotor que exponen la salud del boxeador? ¿O al mismo guerrero que acepta y ve una oportunidad mundial como algo que quizás nunca vuelva a pasar?  ¡Por supuesto la va a tomar!

¿Cuáles deben ser los parámetros para decir: “este boxeador con menos de 10 pelas está listo… pero a este otro ponlo otros años más a pelear”? ¿Quién debe decidir en realidad?

Pero si ya no aguantas las ansias de convertirte en campeón, ¡puedes hacerlo! Sólo falta descubrir y/o creerte que eres un talento fuera de serie, con una madurez mental y física innata, y lo principal: ¡conseguir un promotor que ponga el dinero, y sin mayores preocupaciones (por tu salud) te ponga en el ring a disputar el título! Cosa fácil.

Comparte esta nota en:

0 COMENTARIOS
corner left corner right