Inicia sesión ó Regístrate
La ciencia del boxeo 0
COMENTARIOS

La ciencia del boxeo

21 mayo, 2015 11:26 p.m.

Según el diccionario de la Real Academia Española (2009), el boxeo es un deporte que consiste en la lucha de dos púgiles, con las manos enfundadas en guantes  especiales y de conformidad con ciertas reglas.

Profundizando en la definición de esta disciplina, podemos decir que el boxeo es un deporte de contacto con intervalos de acción y recuperaciones fijos, netamente acíclico, de oposición sin colaboración entre los participantes y con predominio aeróbico (Merlo, 2012).

El trabajo de preparador físico de boxeo, requiere de un análisis profundo del deporte en el cual se vaya  a desempeñar.

Un correcto análisis deportivo puede lograrse mediante la revisión del estado del arte y por medio de la observación en los entrenamientos y las competencias boxísticas, con ello se puede comprender cuales son las necesidades físicas a desarrollar para la práctica de esta disciplina.



Un análisis temporal muestra que la duración de los rounds en combates profesionales, es de 3 minutos con 1 minuto de descanso entre rounds. Profesionalmente se combate de 4 a 12 Rounds, por lo cual, una pelea puede durar de 11 a 47 minutos, pero el tiempo real de combate es de 9 a 36 minutos sacando las pausas, entonces el 75% del tiempo de la pelea es de combate activo y el 25% restante es de pausa.

Necesidad fisiológica en el boxeo.

La potencia aeróbica en para el boxeo va tomando mayor importancia a medida que los peleadores combaten a más cantidad de rounds, pudiendo pelear de 4 a 12 rounds.

Según Gosh (1995), para la práctica exitosa del boxeo se requiere una aptitud anaeróbica significativa y una gran capacidad de entrega energética obtenida del sistema aeróbico. Este autor estimó que en el boxeo un 70-80% de la energía es lograda por medio del metabolismo aeróbico y un 20-30% de forma anaeróbica.

Según Khanna (2006), la relación entre trabajo y pausa activa en la práctica del boxeo, es de aproximadamente 3:1 respectivamente.

Gasto energético en el boxeo.

Se sabe que la práctica del boxeo genera un gasto energético promedio, en una sesión de entrenamiento de unas 12,7± 1,3 kcal/min., con un máximo de 14,4± 1,6 kcal/min (Chatterjee, 2007).

Una típica sesión de entrenamiento de boxeo que dure 60 minutos, logra que una persona gaste 2821±190 kJ/h, siendo la misma cantidad de energía que se utiliza corriendo unos 9 km en 60 minutos en la caminadora eléctrica (Bellinger, 1997).

El valor que poseen estos parámetros para la práctica del boxeo, está dado sobre la orientación que ofrecen al momento de realizar la dieta para los deportistas. El nutricionista además de considerar el gasto basal y de las actividades que realiza el sujeto en su vida diaria, debe tener en cuenta el gasto calórico que demanda la práctica del boxeo (12 Kcal/min).

Se sabe que el gasto energético en la práctica del boxeo es de aproximadamente unas 700 a 900 Kcal/hs., y según Gosh (1995), que cerca del 70% de esta energía proviene del sistema aeróbico y un 30% del sistema anaeróbico. Con estas dos referencias, se puede concluir que es de gran importancia desarrollar en los boxeadores una significativa potencia aeróbica, para remover rápidamente los productos de desecho del sistema anaeróbico, buscando reutilizar el ácido láctico (neoglucogénesis), bajar la acidez en el organismo y generar ATP de forma aeróbica para restituir los almacenes de fosfato. 

Por otro lado, el hecho de que cerca del 30% de la energía provenga del sistema anaeróbico, obliga a los boxeadores a desarrollar tolerancia al ácido láctico, mediante la generación de buffers que el organismo es capaz de crear para soportar la acides. 

Siendo el boxeo un deporte explosivo, en el cual la rapidez es fundamental para conectar  golpes o evitarlos, se vuelve necesario mejorar el aporte energético por medio de la vía fosfagénicas y poder ejecutar una mayor cantidad de gestos explosivos por round.

Al mismo tiempo, es fundamental desarrollar una estructura anatómica y funcional que ofrezca la posibilidad de utilizar estos sistemas energéticos en su transferencia a los gestos deportivos. 

En un golpe o desplazamiento de boxeo se requiere tanto un sistema metabólico preparado para entregar energía rápidamente, como una estructura que sea capaz de transferir esta energía química a una mecánica, logrando movimientos eficientes y eficaces.

Y para obtener movimientos deportivos que logren economía energética, es importante estimular el sistema nervioso, buscando mejorar el automatismo o la rapidez como consecuencia de la adaptación neuronal.

Considerando todas estas particularidades que atañen a la práctica del boxeo, podemos decir que uno de los objetivos principales de la preparación física en el boxeo es retrasar la aparición de la fatiga, aumentando la tolerancia a la acumulación de ácido láctico, incrementando la disponibilidad de ATP y CP (Adenosín trifosfato y Fosfocreatina)  a partir de mejorar la eficiencia del uso de oxígeno, optimizando la recuperación entre los intensos estallidos de actividades (Guidetti, 2002 ).

Autor: Dr. Rodrigo D. Merlo

Extraído por el autor del libro “La Preparación Física en el Boxeo” (2014)
Lo puedes adquirir AQUI


Comparte esta nota en:

0 COMENTARIOS
corner left corner right