Inicia sesión ó Regístrate
La historia de Vinny Pazienza un cuello roto no le inpidió volver a boxear 0
COMENTARIOS

La historia de Vinny Pazienza un cuello roto no le inpidió volver a boxear

18 marzo, 2018 11:17 a.m.

Por Brenda Bonilla @LaBonilla_

Una de las razones por las cuales sigo y amo el boxeo, es por las personas y sus increíbles historias llenas de perseverancia, pese a las tragedias, obstáculos y barreras, nada ni nadie los detiene para lograr superar las adversidades. Una de estas historias es la vida boxística de Vinny Pazienza la cual me conmovió y me inspiró a compartírselas.

Vicenzo Edward Pazienza, o mejor conocido en el boxeo como Vinny Pazienza o Vinny Paz nació en 1962 en los Estados Unidos y es hijo de italo-americanos. Comenzó su carrera boxística con contundentes victorias demostrando su potencial como figura en el deporte de los puños.

Después de 4 años de haber iniciado su carrera logró coronarse campeón mundial peso ligero de la FIB ante Greg Haugen (en una pelea a 15 rounds), subió una división para disputar peleas de título mundial ante peleadores como Roger Mayweather (tío de Floyd) o Héctor “Macho” Camacho en donde cae ante ambos.

Su entrenador Lou Duva cuando perdió con Roger Mayweather le recomendó que se dedicara a otra cosa, sin embargo, continuo con su carrera.

"No le presté atención a nadie y estuvo bien que no lo hiciera, si les hubiera prestado atención, nunca hubiera ganado el título mundial en primer lugar. ¿Quién sabe dónde estaría ahora? Tal vez sirviendo en algún bar. Y si me hubiera retirado después de perder contra Mayweather, nunca habría ganado el campeonato mundial otra vez" comentó Pazienza.

Bajo la tutela de Kevin Rooney, quien fuera entrenador de Mike Tyson, Pazienza logró levantarse de esas “caídas” para conquistar el campeonato superligero de la AMB ante Loreto Garza y después subir dos divisiones para coronarse campeón superwelter de AMB ante Gilbert Dele en 1991, unas semanas después de conquistar ese título la vida le puso la prueba más difícil.

Pazienza tuvo un accidente automovilístico producto de un choque frontal que le quebró el cuello, además de otras cosas, cuando salió del hospital unas semanas después portaba un halo cervical, un aparato como una jaula atornillada a su cráneo. 

El doctor le dijo que tenía suerte de poder seguir caminando porque el accidente lo pudo haber dejado parapléjico, pero que su vida como boxeador se había acabado y le recomendó que se dedicará a otra cosa. 

El “Demonio de Pazmania” como suelen llamarle, le respondió: "Usted se equivoca doctor, usted no entiende el tipo de hombre que soy".

Su título quedo vacante, pero Pazienza no se rindió y se negó a aceptar el diagnóstico del doctor y de todas las personas que le dijeron y creyeron que su carrera se había acabado, casi inmediatamente después de salir del hospital y regresar a casa, comenzó a entrenar en secreto ya que no quería preocupar a su familia, contrario a las advertencias medicas de su delicado estado de salud, a pesar del equipo médico que le sostenía su cuello, comenzó a levanta pesas, mancuernas y todo lo que está a su alcance para volver a su gran pasión.

"Le decía a mi mamá, 'Voy a hacer esto o morir en el intento, así de sencillo'. La primera vez que se lo dije se echó a llorar. Empecé a entrenar otra vez. Le conté a mi padre y lo invité a venir al gimnasio. Cuando regresábamos a casa en el auto, estaba empapado en sudor. Le dije que todo estaba bien".

Cuando le retiraron el halo cervical, no permitió que le pusieran anestesia, "Me debieron haber inyectado morfina, pero yo no uso drogas".

A pesar de que se sentía listo para pelear otra vez, nadie en su gimnasio quería hacer sparring con él, ya que pensaban que un golpe podría matarlo, sin embargo, su buen amigo Ray Oliveira, aceptó ayudarlo.

"En el primer round no me tocaba. El segundo round no me tocaba. El tercer round empecé a machacarlo, se cubría contra las sogas y de pronto empezó a golpearme de vuelta. Hubo 30 segundos de alboroto y, cuando sonó la campana, regresé a la esquina donde Kevin Rooney y mi padre, empezamos a abrazarnos. Ahí fue cuando supe que lo lograría".

Su perseverancia lo hizo lograr que un año tras su accidente, Vinny Pazienza regresara al ring, no solo eso, volvió con más fuerza en la categoría de pesos mediano, enfrentándose con los mejores exponentes de su división, obteniendo seis victorias después de su accidente, que le valió para ganarse la oportunidad de pelear ante el gran ídolo panameño Roberto “Manos de Piedra” Duran en una pelea títular. 

Aquí un video después de su accidente automovilístico:

Durán, previo a su pelea le dijo que le rompería el cuello otra vez, algunos comentaristas mencionaban las palabras "estúpido" y "loco" una y otra vez, preguntándose cómo era posible que le hubieran dado licencia para boxear. Pero sus estudios certificaban que contaba con buena salud y que sus huesos estaban sanos y fuertes.

"Yo adoraba a Durán, él fue una de las razones por las que empecé a boxear pero era un tipo malo y lo odié antes de la pelea", declaró Pazienza. "Dijo unas cosas desagradables que realmente me llegaron al corazón. Así que, cuando sonó la primera campana, nos golpeamos en serio".

"Pudo haber tenido 42 años, pero nadie golpeaba más duro que ese tipo. Nunca había sentido algo así, como una de esas bolas de demolición estrellándose contra mí".

"Me tumbó en el quinto, pero cuando sonó la campana después de ese asalto, lo seguí hasta su esquina y empecé a gritarle: '¡Durán, de aquí no me voy!' Se hizo el que no me prestaba atención y me llamó 'loco'. Pero se dio cuenta que yo tenía huevos".

Tras 12 intensos y agotadores rounds, la pelea entre Duran y Pazienza se fue a decisión, ganando Vinny por decisión unánime y logrando su título supermediano, el siguiente año se llevó la revancha y Pazienza volvió a repetir la hazaña.

"La mentira más grande en el boxeo es 'no es así de simple'", Pazienza.

"Nadie pensó que volvería a pelear, pero algunas veces no es tan difícil como otra gente lo hace ver. Así que siempre estuve dispuesto a hacer un gran esfuerzo. Simplemente no estaba preparado para retirarme. El boxeo se te mete en la sangre y yo no quería vivir si no era capaz de hacer lo que quería".

Pazienza se retiró del boxeo con un récord de 50 victorias, 30 de ellas por nocaut, también conoció la derrota teniendo 10 de ellas en su haber, una de estas ante Roy Jones Jr.   

Su inspiradora historia podrán verla en la película "Bleed for this", se las recomiendo. Aquí les comparto el trailer.

Hoy en día, Vinny Pazienza se mantiene ocupado dando platicas motivacionales, produciendo DVD inspiradores y firmando autógrafos. Comentó que le encanto el filme de su vida y espera que pueda cambiar vidas.

"Lo mejor de todo es cuando la gente dice, 'si Vinny Paz hizo lo que hizo, yo también puedo'. Siempre es increíble cuando te meten en un cajón del que no creen que podrás salir y pruebas lo contrario. Sea lo que sea -ganar un título mundial, lograr un empleo, aprender un idioma- tienes que esforzarte para hacerlo realidad".

Espero que la historia del GRANDE Pazienza los haya inspirado tanto como a mí, no hay imposibles cuando las metas son claras, y se trabaja duro para alcanzarlas, así como una frase que hay en el gimnasio donde entreno diario “Si crees que puedes, ya estás a medio camino”.

Comparte esta nota en:

0 COMENTARIOS
corner left corner right