Inicia sesión ó Regístrate
El golpe recto en el Boxeo 0
COMENTARIOS

El golpe recto en el Boxeo

01 marzo, 2016 09:22 p.m.

ASPECTOS RELEVANTES SOBRE EL RECTO DE BOXEO

“Los golpes no convencionales son los que impactan”.

Por: Rodrigo Damián Merlo y Fernando García Sánchez

El golpe recto de Boxeo es una técnica que se caracteriza por su largo alcance y velocidad. Esta técnica de golpeo suele ser confundida con el jab, siendo a simple vista el mismo golpe. Es necesario remarcar que existen diferencias ampliamente significativas entre la biomecánica aplicada en la ejecución del recto con respecto al jab. EL JAB es un golpe rápido, generalmente utilizado para marcar o medir distancia con respecto al oponente, donde el peso del cuerpo suele estar depositado sobre el pie delantero. Por otro lado, EL GOLPE RECTO es una técnica de perforación, que tiene como objeto lastimar al adversario. La distribución del peso corporal en esta técnica suele estar repartida en ambas piernas, favoreciendo la incorporación de fuerzas que generan la extensión de la cadera, la flexo extensión de las rodillas y el empuje ofrecido por la extensión de la articulación del tobillo del pie trasero.

El recto y el jab son los golpes más difíciles de evadir, debido a la poca referencia visual de movimiento que se le ofrece al adversario. La particularidad ventajosa de este golpe es que se encuentra desarrollado predominantemente en un plano sagital, y, siendo que el oponente se ubica de frente al ejecutante (poseyendo una referencia visual predominantemente del plano frontal), es difícil percibir el movimiento del brazo ejecutante.

Creemos que, en la ejecución de este gesto técnico, es beneficioso relajar la mano al comienzo del golpe, favoreciendo así el primer pico de fuerza logrado en este tipo de acciones que poseen un doble pico de fuerza (McGill et al., 2010). Esta condición le dará una mayor aceleración al brazo para sorprender al oponente; ahora, al momento previo de impactar el objetivo, debe presionarse rápida y fuertemente el puño para incrementar la rigidez del mismo y con ello mejorar la posibilidad de transferir una mayor cantidad de fuerzas en el segundo pico de fuerza.

Fuera del plano formal de la descripción técnica del golpe recto, creemos preciso narrar las variaciones que algunos peleadores experimentados incorporan a estos golpes:

1° EL JAB OCULTO: para disminuir las referencias visuales que percibe el oponente sobre el golpe; estos boxeadores NO pronan el antebrazo al comenzar el movimiento, sino hasta que el puño se encuentra muy próximo al objetivo. De esta forma, logran ofrecerle una menor referencia visual a su adversario del movimiento ejecutado. El gesto en esta variable se realiza en casi todo su recorrido sin pronar el antebrazo ni separar el codo de su plano sagital de origen; la mayor parte del recorrido es realizado por una extensión de la articulación del codo y una elevación en la articulación del hombro sobre su línea sagital. Esta variable técnica, requiere pronar el antebrazo casi justo al momento de conectar con el puño contra al oponente y tiene como beneficio el FACTOR SORPRESA, aunque su contra puede ser la pérdida de fuerza aplicada, por causas de una disminución en el tiempo de ejecución de las fuerzas en el gesto de la pronación del antebrazo, siendo este uno de los eslabones de la cadena muscular que incide en la generación y transmisión de fuerzas aplicadas en el gesto técnico.

2° EL RECTO ATRASADO DEL NADADOR: Para lograr conectar al oponente con un recto de arriba hacia abajo, grandes boxeadores aplican este golpe simulando el gesto de crol de natación. El gesto lo comienzan llevando el codo hacia atrás pudiendo así obtener un mayor recorrido del puño y una mejor potencia de impacto, luego elevan el codo y el puño en forma semicircular, similar a la forma en que lo hacen los nadadores al realizar la fase aérea del crol y por último elevan el cuerpo con ayuda de la extensión de las rodillas que impulsan toda su humanidad hacia adelante y levemente arriba para poder sortear la guardia del oponente por encima y conectar el golpe en forma descendente. 

Esta técnica tiene grandes beneficios debido a que impacta el mentón desde arriba y ocasiona que se abra, para luego desplazarse de forma lateral.

Para comprender por qué este movimiento del mentón es favorable para quien desea noquear a su oponente, primero debemos conocer algunos detalles anatómicos y fisiológicos del cráneo. El mentón se inserta en una zona muy próxima al oído medio y sus movimientos bruscos, provocados por un golpe de estas características, pueden producir oscilaciones en el líquido contenido dentro de los canales semicirculares del oído interno. Este líquido es el que se encarga de estimular el movimiento de las Cilias, proporcionando con ello la información necesaria para que el cerebro ajuste el tono muscular y nos mantenga en equilibrio corporal. Entonces, al ser golpeada la mandíbula en posición abierta, genera que se produzcan cambios bruscos en la disposición del líquido contenido en los canales semicirculares, desplazando de forma descoordinadas a las Cilias (que son las encargadas de transmitir al cerebro las señales nerviosas que reflejan la posición de la cabeza) y ocasionando así la confusión del sistema nervioso (que, al recibir información tan diversa, produce una descoordinación en la contracción muscular que nos mantiene de pie, lo cual causará la caída del boxeador).


Propuesta metodológica para el punteo de izquierda:

Una de las técnicas más importantes que posee un boxeador como medio de ataque es la capacidad de lanzar repetidos golpes rectos con el brazo delantero; esta posibilidad debe entrenarse y puede lograrse de diversas formas. A los sujetos novicios en este deporte, suele indicárseles que en un round frente al costal, lancen cuatro golpes rectos de izquierda como condición para poder así luego aplicar la derecha. En cambio, a boxeadores profesionales, puede exigírseles uno o dos rounds donde estén lanzando durante un minuto golpes de jabs, luego un minuto de golpes libres con derecha e izquierda y finalizar con un minuto de golpes de jabs. Este trabajo es solo para profesionales, pues requiere de una gran adaptación lograda a través de los años de práctica deportiva y nunca el volumen máximo debe superar los dos rounds (por el riesgo de lesión en el manguito rotador que este tipo de trabajo conlleva). En profesionales, se puede comenzar este tipo de estímulos con rounds de treinta segundos lanzando jabs, por dos minutos ejecutando golpes libres y finalizando con treinta segundos de jabs en un solo round.

Referencias:

González, H. (2006). El karate-do desde la óptica de la física mecánica. Revista Digital Efdeportes. Recuperado de http://www.efdeportes.com

McGill, S; Chaimberg, J; Frost, D. and Fenwick, C. (2010). Evidence of a double peak in muscle activation to enhance strike speed and force: an example with elite mixed martial arts fighters. The Journal of Strength and Conditioning Association. University of Waterloo, Quebec, Canada.

Comparte esta nota en:

0 COMENTARIOS
corner left corner right