Inicia sesión ó Regístrate
La verdadera historia detrás del personaje de Rocky Balboa 0
COMENTARIOS

La verdadera historia detrás del personaje de Rocky Balboa

09 enero, 2016 01:05 p.m.

Por: Brenda Bonilla / @LaBonilla_

Les platicaré la verdadera historia detrás de una de mis películas favoritas, Rocky, seguro has visto alguna de las 6 secuelas, y este año se estrenó una séptima titulada 'Creed', sin embargo, esta es la única que no fue escrita por Sylvester Stallone.

Uno de los sueños de Stallone, era llegar a ser actor, no tanto para ser famoso sino para inspirar a otros por medio de la pantalla grande, cuando nació fue sacado del vientre de su madre con forceps, y esto afecto para que su rostro se vea un poco deforme y hablara de una manera peculiar.

Al principio de su carrera fue un actor que apenas lograba sobrevivir, buscó las oportunidades al salir a pedir roles de actor, pero las agencias de talentos lo rechazaron más de 1,500 veces, le llegaron a decir que nunca podría  ser actor porque hablaba como un tonto. Imagínense, no tenía dinero,  ni trabajo, y la que en ese momento era su esposa, le decía que se olvidara de la carrera de actor, que mejor buscara un empleo tradicional.

En cierto momento estaba tan desesperado, que robó las joyas de su esposa y las vendió. Ella lo dejó, y las cosas se pusieron aún peor, terminó viviendo en la calle durante 3 días, en la estación de autobuses de Nueva York, incapaz de pagar el alquiler o comprar comida, tuvo que recaer en el punto más bajo de su vida, vender a su perro a cualquier desconocido que pasara por una tienda de licores, al no tener dinero para seguir alimentándolo, intentó venderlo por 50 dólares pero terminó vendiendo por $25. Él cuenta que ese fue el día más triste de su vida y que se fue llorando del lugar. 

Dos Semanas después vio una pelea de boxeo entre Mohamen Ali vs Chuck Wepner, y esa pelea le dio la inspiración para escribir el guion de la película de Rocky, escribió durante más de 20 horas seguidas sin dormir y cuando terminó de escribirla temblaba de la emoción, porque sabía que tenía algo grande en sus manos y sentía que eso era lo que estaba buscando. Pero todavía faltaba venderlo. 

Trató de vender el guion en varias agencias, pero fue rechazado incontables veces, soportando humillaciones tales como: “es un guion predecible", "es estúpido", "carece de gracia", entre otras cosas. (Todo lo negativo que le dijeron, lo anotó y lo leyó la noche que ganó el Oscar). 

Finalmente una productora se interesó y le ofrecieron 125,000 dólares, cuando los sueños de Sylvester comenzaban a hacer realidad, él les pidió ser el actor principal de la película, los directores le dijeron que estaba loco, que él no era actor, si no un escritor y rechazaron la petición, por lo que Stallone tomó su guion y salió del lugar, imagínense fue una cosa de locos, estando al borde de la quiebra, y no aceptó la oferta de los 125,000 dólares, porque él sabía lo que realmente quería.

Unas semanas después, las mismas personas le llamaron y le ofrecieron 250,000 dólares, para que no fuera él, el actor de su historia, y la respuesta de Silvestre fue firme con un ¡NO!, después lo llamaron por tercera ocasión y esta vez le ofrecieron 300,000 dólares, pero les respondió: “si yo no aparezco en la película no tendrán mi guión”, desde ese punto los directores llegaron a un acuerdo con él, donde le permitirían ser el actor principal, pero le pagarían sólo 35,000 dólares por el guión.

Lo primero que hizo Stallone con el dinero, fue regresar a la tienda de licores donde había vendido a su perro, esperó por varios días hasta que apareció el hombre que se lo había comprado. Intentó recuperarlo ofreciéndole 100 dólares, pero la persona lo rechazó, le hizo otra oferta de 500 dólares, sin éxito alguno,  Sylvester le ofreció 1000 dólares, pero la persona se volvió a negar diciéndole que era su perro ahora y este no se vendía. Stallone recuperó a su perro, al darle 15,000 dólares y un papel en la película, y aunque no creas esa persona aparece en la película, así como su perro, el perro de Rocky en la saga, es el verdadero perro de Sylvester Stallone. 

El resto es historia, la película ganó el premio Oscar de la Academia, como mejor película, mejor director, mejor edición y Sylvester Stallone, fue nominado como mejor actor, Rocky sigue incluida en el registro nacional del cine americano como una de las mejores historias de todos los tiempos.

Video del momento en el que  Sylvester Stallone ganó el Oscar

Hace unos días vi un maratón con las 6 películas de Rocky, y me inspiré para compartirles lo que “no vimos” en ellas, la verdadera historia detrás de las películas. Si tú eres un emprendedor,  te sentirás identificado con la historia de Sylvester Stallone, quien con su esfuerzo y perseverancia pudo lograr hacer su sueño realidad, muchas veces nosotros tenemos esos problemas en nuestros proyectos de negocios, aparecerán muchos obstáculos, barreras y es bien difícil porque a veces recibiremos la espalda de aquellas personas a quienes creímos que nos darían todo su apoyo.

Las lecciones que me dejó la historia de Sylvester Stallone y la película de Rocky son:

Aprende a pedir lo que verdaderamente quieres.

No permitas que las críticas y comentarios de otras personas te definan.

Lucha, pelea y aférrate hasta que obtengas lo que realmente quieres, si estás dispuesto a pasar por esa lucha, nadie tiene el derecho de detenerte.

Un round más, puede marcar la diferencia de tu vida, cuando creas que las cosas no van bien y pase por tu mente tirar la toalla, date otra oportunidad.

No es malo tener miedo, lo importante es saber cómo lo enfrentas.

Y por último, hasta que no comiences a creer en ti mismo, no vas a lograr tus objetivos.

La gente te podrá juzgar y darte la espalda, pero no podrá robarte tus sueños, la vida tiene sus momentos difíciles, pero léelo bien, nunca permitas que te desanimen, sigue soñando, sigue creyendo en ti, sigue trabajando por construir tu sueño, sueña con un plan, trabaja en ese plan, hasta que logres que tus sueños se cumplan, alguien alguna vez me dijo, "cuando uno tiene una idea loca, uno no deja de ser ‘loca’, hasta que esa idea tiene éxito", yo sigo siendo la loca, pero sigo soñando y sigo trabajando.

Comparte esta nota en:

0 COMENTARIOS
corner left corner right