Inicia sesión ó Regístrate
Las ventajas y claves para Amir Khan y Chris Algieri que los pueden llevar a la victoria 0
COMENTARIOS

Las ventajas y claves para Amir Khan y Chris Algieri que los pueden llevar a la victoria

29 mayo, 2015 12:11 a.m.

Por la  Asociación Latina de Analistas de Boxeo

La ciudad de New York tiene por delante un mes plagado de veladas de boxeo que se inician este viernes 29 de mayo con la cartelera de Premier Boxing Champions en el Barclays Center, estelarizada por el combate entre el británico Amir Khan y el local Chris Algieri.

AMIR ‘KING’ KHAN (30-3; 19KOS).

A sus 28 años de edad, Khan lleva ya más de 10 siendo una estrella mediática en el Reino Unido y Oriente Medio. Nacido en Bolton, en una familia humilde de emigrantes de origen pakistaní, saltó a la fama en 2004, cuando se convirtió en el boxeador británico más joven de la historia en conseguir una medalla olímpica, la de plata en los Juegos de Atenas. Esa medalla de plata fue la guinda de una meteórica carrera amateur que se cerraría en 2005, con un total de 101 éxitos y sólo 9 derrotas, y una última victoria frente al mítico Mario Kindelan, justo antes de que Khan diese el salto al boxeo rentado de la mano del promotor Frank Warren. En estos años Amir Khan inicia también lo que será una constante en estos años, la ayuda a los que no han podido disfrutar de las mismas oportunidades que la vida le ha ofrecido a él: en el año 2006, al poco de debutar como profesional, donó 2 millones de libras de su propio bolsillo (aproximadamente unos 3 millones de dólares) para la construcción de un gimnasio en su ciudad natal que permite a los menos favorecidos ejercitarse y practicar el noble arte de manera gratuita.

En su 21º combate profesional, Khan expuso las cualidades que le han hecho famoso: gran velocidad en manos y pies, boxeo técnico con vocación muy ofensiva y más de 20000 espectadores viéndole derrotar a Marco Antonio Barrera. Desde entonces, y bajó la supervisión de Freddie Roach, conquistó los cinturones mundiales ligero y superligero, con sonadas victorias ante Marcos Maidana, Zab Judah o Paul Malignaggi. Aunque también fue sonada su derrota contra Danny Garcia, un combate que estaba dominando, pero un tremendo croché de Danny le apagó las luces al británico, volviendo a fijar las miradas en su cuestionable quijada.

Tras este tropiezo, Khan decidió subir a peso wélter y cambiar de equipo de trabajo, contratando a Virgil Hunter, entrenador también de Andre Ward y con un concepto del boxeo algo menos ofensivo que el de Roach. Sus últimos 4 combates, todos ellos con Hunter en la esquina, se han saldado exitosamente, con tremendos despliegues ante Devon Alexander y Luis Collazo.

CLAVES DE VICTORIA PARA KHAN:

El británico posee una técnica de golpeo exquisita y una velocidad endiablada. Su rival, Algieri, también se caracteriza por una buena velocidad en los desplazamientos, pero Khan, además de mover los pies muy rápido, también ha demostrado en multitud de ocasiones que sus manos son las manos más rápidas de las 147 libras. La combinaciones de 4, 5 ó incluso hasta 6 golpes son marca de la casa y el ídolo del Punjab deberá emplear ese arsenal de golpes y no olvidarse de ese gancho al hígado que tantas alegrías le ha dado, para, así, solventar el hándicap de centímetros.

El boxeo de Amir Khan ha arrastrado lagunas defensivas durante toda su carrera profesional, aunque en los últimos tiempos los consejos de Virgil Hunter parecen haber remendado bastante bien ese problema. El viernes no deben despistarse, pues aunque Algieri no sea un extraordinario pegador, en el boxeo los descuidos se pagan muy caros y una derrota descartaría por completo esa cita con Mayweather que Amir Khan quiere conseguir para septiembre.

CHRIS ALGIERI (20-1, 8KOs)

El neoyorquino Chris Algieri acaparó las portadas de toda la prensa especializada el 14 de junio del año pasado tras su dramática epopeya frente a Ruslan Provodnikov, pero a sus 31 años no era ningún recién llegado al cuadrilátero: atesora una extensa carrera en el campo del kick-boxing, y justo antes de pelear con Provodnikov ya había derrotado con claridad meridiana a Emmanuel Taylor ante las cámaras de ESPN.

Extremadamente popular entre el público femenino, la desbordante personalidad de este descendiente de argentinos, sumada al impacto que supuso el extraordinario despliegue de coraje frente a Provodnikov, le reportó el premio gordo a Chris Algieri: peleó contra Manny Pacquiao en noviembre de 2014.

Algieri es un graduado universitario con un máster en nutrición, y ese combate contra Pacquiao nos permitió vislumbrar algunas de sus grandes virtudes (se implicó constantemente en la promoción del evento a través de las redes sociales y también se presentó con una preparación física envidiable) además de presenciar también sus mayores defectos: su esquina no era de talla mundial, la preparación táctica del combate no fue la mejor y la escasa pegada de Algieri no le permitió en ningún momento frenar las acometidas del Pacman, que derrotó al de Long Island por una amplísima decisión unánime tras mandarle al suelo en numerosas ocasiones a lo largo del pleito. Tras la derrota buscó otro mentor con mayor experiencia y se presenta a este combate entrenado por John David Jackson, el mismo entrenador que ha llevado a Sergey Kovalev a conquistar el mundial unificado.

CLAVES DE VICTORIA PARA ALGIERI:

Algieri está acostumbrado a ser el más alto sobre el ring y ésta no va a ser la excepción: hay 5 cm (2”) de diferencia con Khan y el estilo del neoyorquino se basa en fortalecer esa ventaja. Poseedor de un excelso jab y acostumbrado a golpear mientras se desplaza, el neoyorquino suele emplear golpes rectos que le permiten mantener alejado al rival para ir ganando los asaltos. Pero esta forma de golpear, mientras se mueve, no permite que sus propios golpes alcancen toda la potencia posible.

Todo esto nos deja la duda de si será más positivo para Algieri ser fiel a sus principios e intentar servirse de ese boxeo táctico para ganarle la partida al británico (que, recordemos, ya fue medalla de plata olímpica con 19 años) o si, por el contrario, la llegada de un entrenador con una mentalidad mucho más ofensiva como es John David Jackson, incitará al oriundo de Long Island a cambiar su mentalidad y plantar bien los pies en el suelo para buscar el punto flaco de Amir Khan: golpes rectos fuertes dirigidos a la punta de la barbilla.

El 97% de la Asociación Latina de Analistas de Boxeo entiende que Amir Khan saldrá airoso de este combate.

Comparte esta nota en:

0 COMENTARIOS
corner left corner right