Inicia sesión ó Regístrate
El boxeo desde el reclusorio 0
COMENTARIOS

El boxeo desde el reclusorio

10 febrero, 2015 01:34 p.m.

Por Héctor Luna

Gritos de apoyo, un preso con un estetoscopio que hizo la labor de médico, indicaciones “especializadas” y risas del público que estuvo obligado a estar presente, fue lo que envolvió la primera función de boxeo del año que se realizó el pasado sábado en el Centro de Readaptación Social (Cereso), de Hermosillo, de las aproximadamente 30 que se efectuarán en este 2015, organizadas por el propio reclusorio.

Peleadores que hicieron su debut en el pugilismo ‘carcelero’, otros que aprovecharon la oportunidad para crecer y aprender en su carrera boxística y uno más que quiso recordar sus años mozos como esperanza hermosillense, fue de lo que se presentó en los seis combates de exhibición que se desarrollaron en el Cereso y que reunió a alrededor de 200 reos.

En un ambiente totalmente distinto a la clásica función de box, la del sábado inició en punto de las 9:15 de la mañana, con el señor Héctor “El Ratón” Díaz como anunciador oficial que presentó a todos los pugilistas, y a otros no tanto, con un énfasis especial con el peleador estelar que visitó el lugar, Christian “Veneno” López.

Lo profesional del evento constó con la presencia de un réferi de calidad como Porfirio Peñato, experimentado tercero sobre las cuerdas que ha estado en disputas de títulos mundiales como la de David “El Tornado” Sánchez contra Luis Carlos León en Hermosillo en el 2013, pero que en esa ocasión cambió las cámaras de televisión por el de las miradas penetrantes que viven bajo el frío techo del gimnasio de basquetbol del reclusorio.

Con combates de tres rounds, con duración de dos minutos de acción y uno de descanso, el primero en pisar el enlonado fue el también visitante Marco Antonio “Cachorro” Ramírez, ex boxeador profesional que en sus épocas doradas tuvo un pleito con Roger Mayweather, con el que perdió por nocaut en el tercer round.

Pero ese sábado, el hermano de Jorge “Cocas” Ramírez no estaba en Las Vegas como en 1994 cuando peleó contra el tío del “Money”, en cambio se enfrentó a un reo de apodo “El Mostro”, con el que dio muestra de algo de talento pero con mucha lentitud, acorde a sus 46 años de edad.

Las risas que posiblemente no sean frecuentes en un reclusorio llegaron cuando apareció Ricardo “El Kesho” Rodríguez, preso que hizo su debut en el pugilismo amateur y que cada golpe fallido, descuadrado y sin mucha fortaleza, provocado por la comida de mala calidad que le sirven y que “quema” en el entrenamiento, generó la algarabía de los demás reos, y pese a que intentó con todo su corazón, no pudo vencer a su compañero de casa Juan Sotelo.

El veredicto de los jueces sobre Ricardo no simpatizó mucho en los presentes, por lo que frases cómicas comenzaron a escucharse al término de la pelea como; “Fue un robo ‘Kesho’, ¡pero el que cometiste por eso estás aquí, cabrón” o bien “Vamos ‘Kesho’, con esa carita o lo asustas o lo besas”.

Mientras que por su parte, Cristian Bartolini, boxeador que hace sus pininos en el profesionalismo con récord de cero ganados y una derrota, visitó el reclusorio y aprovechó la ocasión para crecer y desarrollarse ante “el local”, Julián “El Chapo” Rivera, al que venció por la vía de los puntos.

Con el transcurso de los pleitos, en donde los dos protectores bucales se pasaron de boca a boca entre los diez valientes peleadores, llegó el momento del último combate.

A la espera de cruzar las cuerdas, con sombras perfectamente ejecutadas y un vendaje bien realizado, el preso Miguel Ángel Rodríguez Molina hacía ver que el boxeo era algo más que un pasatiempo.

“Préstame un short para subirme a pelear”, le dijo el apodado “El Kino”, a uno de sus ‘amigos’ del lugar, indumentaria que finalmente consiguió, para enfrentarse a ‘su carnal’ Jesús Román Gastélum.

“Sí, somos compas”, dijo “El Chuy” y le dio la mano, justo en el momento en el que “El Ratón” hizo la presentación de ambos pugilistas, para salir empujándose de forma amigable, para que “El Kino” se fuera a la esquina roja y Jesús a la azul.

La pelea fue emocionante porque así lo consiguieron las porras. “Échale ‘Kino’, maneja el jab” se escuchaba de un lado, mientras que por el otro se gritaba “No mames ‘Chuy’, muévete y tira”. Sin embargo ninguno hizo caso.

Román Gastélum hizo su debut, por su parte Miguel Rodríguez ya era todo un experimentado y consiguió ganar su tercera pelea como reo, para dejar una marca de 3-3.

“Me ha ido bien”, dijo “El Kino” que el 22 de febrero cumplirá 24 años de edad y que es originario de Camargo, Chihuahua, pero que radica en Bahía de Kino junto con su esposa Ludín y su pequeño hijo, Paúl, que lo están esperando desde hace diez meses.

“En mi casa yo tengo todo: tengo guantes, costales, gente que también tira guantes. Está bien aquí, está chilo el cotorreo, aprendes, hay entrenadores, hay rings”, platicó con una emoción que sólo les da a los boxeadores, que se evidenció con su sombreo.

Miguel aprovecha que sabe de boxeo, aunque jamás lo haya ejercido ni siquiera de forma amateur, para mantenerse ocupado y distraer su pesada mente en otra cosa, ya sea con el entrenamiento que consiste en correr, levantar pesas, hacer abdominales, sparring y manoplas. Un ejercicio técnicamente profesional, contrario a su alimentación.

“Es algo bien, te mantiene bien, en buena salud, te sirve y si le echas ganas puedes llegar a ser alguien”, vuelve a platicar en referencia a que el deporte de los puños, será una de sus opciones para cuando cumpla su condena, la cual termina en el 2018, que le sentenciaron por delito contra la salud y pertenencia de drogas.

Con la función acabada, llegó el momento de dejar el cuadrilátero para irse a bañar, comer y ponerse a hacer ejercicio, para finalmente acabar el día tras las barras de acero.

Pero de momento, “El Kino” es una de las sensaciones cuando está arriba del ring, que así como sus compañeros de reclusorio, aprovechan del boxeo para salir de un cuarto de tres por tres metros, para irse a meter a otro de seis por seis metros, que a pesar de que no representa un tamaño mayor, los hace libres por unos momentos.

Comparte esta nota en:

0 COMENTARIOS
corner left corner right