Inicia sesión ó Regístrate
Carl Froch: Quijada y Pegada de Campeón 0
COMENTARIOS

Carl Froch: Quijada y Pegada de Campeón

06 junio, 2014 01:59 a.m.

El pasado treinta y uno de mayo de 2014 Londres se convertía en la fiesta del boxeo mundial. Allí se daban cita, en el emblemático estadio de Wembley 80.000 personas que iban a disfrutar de la segunda batalla entre dos de sus mejores púgiles. Por un lado el aspirante el joven de veintiséis años George Groves, londinense, y por otro lado el campeón que defendía los títulos del peso súper mediano de la Federación Mundial de Boxeo y el súper campeonato de la Asociación Mundial de Boxeo, el boxeador de Nottingham Carl Froch.

Era una pelea muy importante. La primera que ambos tuvieron el veintitrés de noviembre de 2013 acabó de forma muy polémica a favor del campeó, bajo mi humilde opinión. En esta Froch debía de vencer y no sólo eso, sino también convencer al mundo pugilístico que lo sucedido anteriormente fue más demérito suyo que del propio aspirante.

Sea como fuere y con estos alicientes se presentaban el sábado pasado ambos contendientes. Sinceramente el que suscribe estas líneas después de ver el pasado combate pensaba que Groves se iba a alzar con los títulos de Froch, pero el campeón me calló la boca de forma sensacional, aunque no le iba a ser tarea ni mucho menos fácil.

Ante el público que llenaba por todas partes Wembley se presentaron en el ring ambos púgiles. No cabía un alma, en apenas unas horas se habían acabado las entradas y ni mucho menos eran baratas.

Groves entró primero en el ring ante fuegos artificiales, gesto serio pero cabeza alta y mirada al horizonte, este podía ser su gran día. Después de lo pasado el noviembre pasado, no quería volver a casa de vacío.

Froch entró después ante el estruendo del público, ambos boxeadores son ingleses, es más el aspirante es londinense, pero el tirón de Froch en Inglaterra en brutal. El campeón entró al ring, tranquilo, concentrado y observando por el rabillo del ojo los movimientos de su rival. En la primera pelea el de Nottingham cayó en el segundo asalto y lo pasó muy mal con el jab de su rival y su derecha. ¿Habría aprendido la lección?

El sonido centelleante del gong y el ruido del público nos hizo meternos de lleno en la pelea, el sonido de ambiente era ensordecedor, olía a batalla real. Groves comenzó de una manera excepcional, atónito observé los primeros cuatro asaltos. El aspirante con un boxeo calcado al del anterior pleito dominó sin ninguna discusión. El jab entraba fácil y la derecha por encima de la izquierda de Froch se estaba convirtiendo en un problema al que el campeón no había dado solución ni en noviembre y lo que es peor tampoco en este momento. Sólo su quijada, un mentón hecho por y para campeones había aguantado un castigo que tal vez con otro boxeador delante, quizás hubiésemos estado ya en los vestuarios. 

Pero todo cambió. Nada de lo contado anteriormente salvo el aguante de Froch vale para lo siguiente. El campeón como si hubiese cambiado un chip en su cabeza empezó a martillear con su jab y soltar la derecha como alma que lleva el diablo. Fueron tres asaltos antológicos de un Froch que por entonces volvía a sonreír. Groves había recibido un castigo durísimo, aunque parecía muy entero, pero psicológicamente el daño estaba hecho. Cuatro asaltos fantásticos del aspirante no valían para mermar a un “Cobra” que estaba más centelleante que nunca. Su capacidad de encaje había salido a relucir y ahora tocaba sacar su pegada. En el octavo una derecha maquiavélica del campeón puso patas arriba Wembley y el mundo boxístico entero, fue un nocaut fulminante. Groves había dejado su guardia libre en un intercambio, justo cuando Froch más pegaba y aquello fue definitivo. El de Nottingham retenía título de una manera sensacional y no dejaba ningún lugar a la duda. Abrazó posteriormente a su rival diciéndole que tenía toda la carrera por delante y su derrota de hoy no cambiaba lo buen púgil que este era. Otro gesto más de un BOXEADOR con mayúsculas.

Quijada y pegada de campeón la de un Carl Froch intratable.

Álvaro Gómez de Agüero Copado

@alvarotoledoag7 


Comparte esta nota en:

0 COMENTARIOS
corner left corner right